CABEZA

Daniel Abreu

“Solo en escena, como un auténtico hombre sin atributos ni artificios, sin caprichos ni bóvedas escenográficas; ajeno, incluso, por completo, a todo discurso. El lenguaje se nutre de la renuncia a las formas de lo previsible, lo mismo que si buscase en cada acción o cada gesto la savia del asombro, ese estado de gracia original al que aspiramos”.

Isidro Hernández, http://elaprendizihg.blogspot.com.es